lunes, 31 de mayo de 2010

Opiniones sobre Rosas

Opiniones sobre Rosas


“Creen que soy federal; no señor, no soy de partido alguno sino de la Patria... En fin todo lo que yo quiero es evitar males y restablecer las instituciones, pero siento, que me hayan traído a este puesto” (Gobernador Juan Manuel de Rosas, 1829).


San Martín: “Diré a Usted que orejeo cada vez que veo dirigirse a nuestra playas a estos políticos (embajadores) y a pesar de lo que se dice de los sinceros deseos de estos dos gobiernos (Inglaterra y Francia) tienen de concluir definitivamente las diferencias con nuestro país, de todos modos yo estoy bien tranquilo en cuanto a las exigencias injustas que pueden tener estos gabinetes, porque todas ellas se estrellarán contra la firmeza de NUESTRO DON JUAN MANUEL” (Carta de San Martín a Guido, 27 de diciembre de 1847).

Lavalle: “Mi honor y mi corazón me imponen remover por mi parte todos los inconvenientes para una perfecta reconciliación...Y sobre todo ha llegado el caso de que veamos, tratemos y conozcamos de cerca de Juan Manuel de Rosas como a un verdadero patriota y amante del orden” (Gral. Juan Lavalle, 1829).

Juan Bautista Alberdi: “Si se perdiesen los títulos de Rosas a la nacionalidad argentina yo contribuiría con un sacrificio no pequeño al logro de su rescate. Hablar de la expectabilidad de Rosas es hablar de la expectabilidad del país que representa” (Juan Bautista Alberdi. Obras Completas, T.I. Bs.As. 1886. Afirmado originariamente en su “Fragmento Preliminar al Estudio del Derecho”). “Yo fui enemigo lo recuerdo con disgusto” (Ver más opiniones de Juan Bautista Alberdi sobre Rosas).

“Rosas y la República Argentina son dos entidades que se suponen mutuamente; él es el que es, por ser argentino; su elevación se supone la de su país; el temple de su voluntad, la firmeza de su genio, la energía de su inteligencia, no son rasgos suyos, sino del pueblo, que él refleja en su persona” (Alberdi. La Argentina treinta y siete años después de la revolución de Mayo. Valparaíso 1847).
 
"Buenos Aires, bajo Rosas y después de él, nunca ha mirado la deuda inglesa, como obligación de honor, sino como resorte político para suscitar desavenencias entre Inglaterra y Francia. Rosas sacó mucho provecho de eso, en las cuestiones pasadas. Al favor de esas desavenencias, retuvo su poder y sus monopolios. Pero los copistas de Rosas , ¿qué podrán sacar hoy día de las indisposiciones entre la Inglaterra y la Francia? El reconocimiento de la independencia de Buenos Aires como nación independiente. Muy capaces serían ello de solicitar esa ignominia, antes que obedecer al gobierno de la Nación. Pero, ni conseguirán ganancia alguna con eso los tenedores ingleses de la deuda de Buenos Aires; ni la Confederación se dejaría arrebatar jamás una provincia que le cuesta tan cara" (carta de Alberdi a Urquiza, cuando Bs.As. estaba separada de los 13 ranchos).

Domingo Faustino Sarmiento: “No se tiene aún noticia de ciudadano alguno que no fuese a votar (Plebiscito del 26, 27 y 28 de marzo de 1835 en Buenos Aires por el cual la ciudadanía se pronunció en concederle la Suma del Poder Público a Roas). Debo decirlo en obsequio de la verdad histórica, nunca hubo un gobierno más popular y deseado ni más sostenido por la opinión... que el de Don Juan Manuel de Rosas” (Domingo F. Sarmiento. “Civilización y Barbarie. Vida de Juan Facundo Quiroga“. Santiago de Chile, 1845).

“Necesito y espero que su bondad me procure una colección de tratados argentinos, hechos en tiempo de Rosas, en que estén los tratados federales que los unitarios han suprimido después, con aquella habilidad con que sabemos rehacer la historia” (Sarmiento a Avellaneda, 16-12-1865).

“Remito a su excelencia un ejemplar del Facundo que he escrito con el objeto de preparar la revolución y preparar los espíritus. Obra improvisada, llena por necesidades de inexactitudes, a designio a veces, no tiene otra importancia que la de ser uno de los tantos medios tocados para ayudar a destruir un gobierno absurdo y preparar el camino de otro nuevo” (Sarmiento a José María Paz, 22-12-1845).

"Jovencito, no tome como oro de buena ley todo lo que he escrito contra Rosas" (de Sarmiento a Ramos Mexía).

Florencio Varela: “Se paseaba triunfante por las calles de Buenos Aires, hacía gala de su popularidad, recibía a todo el mundo, era un eco de alegría y de aplausos el que se alzaba por donde él pasaba; su casa era el pueblo, el pueblo lo amaba” (Florencio Varela. Extraído de la obra de Manuel Gálvez, “La vida de Rosas”. Editorial Tor).

Emilio Ravigniani: “Rosas... llegó un momento en que dominó por completo el escenario del país y su acción trascendió los límites de Argentina... Rosas tuvo amigos entre gente importante y entre los humildes. Mas su prestigio como hombre lo afirmó en estos últimos; entre los importantes se incubaron sus enemigos... A los personajes federales del interior, los envolvió en una trama amistosa tan fuerte y sutil que sin su conocimiento haría inexplicable la acción política desplegada. Con Estanislao López y Juan Facundo Quiroga estructuró la confederación a partir de 1831 sobre la base de un íntimo entendimiento... En la correspondencia sostenida con uno y otro y los respectivos actos de conducta aparenta dos ecuaciones personales diferentes fruto de una conciencia política proteiforme. Es un Príncipe Criollo” (Emilio Ravignani. Jurisconsulto, historiador y Profesor universitario. Uno de los creadores de la Nueva Escuela Histórica. Diputado de la Unión Cívica Radical desde 1936 por tres períodos. Testimonio extraído del libro de Fermín Chávez “La Vuelta de Don Juan Manuel”. Edit. Theoría. Bs. As. 1991).

Ernesto Sábato: “En muchas oportunidades como en una carta a Clarín en 1996, afirmé que es una triste muestra de inmadurez política y espiritual, el exilio póstumo de Juan Manuel de Rosas. Un hombre que luchó por la soberanía nacional contra potentes enemigos de afuera así como contra los argentinos que desde adentro los apoyaban... en esta ciudad de Buenos Aires hay calles que celebran la memoria de el tabaco o exigido salivaderas en los lugares públicos; pero no hay una sola calle y mucho menos una avenida para hombres como Rosas y Quiroga” (Expresiones vertidas por Ernesto Sábato. Físico- matemático, novelista y ensayista. Escritor premiado nacional e internacionalmente).

Leopoldo Lugones: “Batiéndose -ambidiestro formidable- con un brazo contra la traición que ponía en venta la propia tierra... y con el otro contra la invasión que venia a saquear en tierra extraña, echó a la tempestad riendas de hierro que manejó con sus puños de gran jinete de pueblos y de potros. Y por segunda vez se salvó ¡La independencia de América!" (Leopoldo Lugones, refiriéndose a Rosas en el artículo “EL SABLE”. Publicado en el periódico “El Tiempo” el 16 de octubre de 1897).

Juan Catriel: “Juan Manuel es mi amigo. Nunca me he engañado. Yo y todos mis indios moriremos por él. Si no hubiera sido por Juan Manuel no viviríamos como vivimos en fraternidad con los cristianos y entre ellos. Mientras viva Juan Manuel todos seremos felices y pasaremos una vida tranquila al lado de nuestras esposas e hijos. Todos los que están aquí pueden atestiguar que lo que Juan Manuel nos ha dicho y aconsejado ha salido bien...” (Discurso del cacique pampa CATRIEL en Tapalqué celebrando la llegada de Rosas al poder en su segundo gobierno. Extraído del libro “Partes detallados de la expedición al desierto de Juan Manuel de Rosas en 1833. Recopilado por ADOLFO GARRETON. Edit. EUDEBA. Bs. As. 1975).

Nicasio: “Que él había acompañado en cinco campañas a Juan Manuel y que siempre había de morir por él porque Juan Manuel era su hermano y el padre de todos los pobres” (Parte del discurso del Cacique Nicasio en Tapalqué celebrando la llegada de Rosas al gobierno por segunda vez. Extraído del libro “Partes detallados de la expedición al desierto de Juan Manuel de Rosas en 1833”. Recopilado por ADOLFO GARRETON. Edit. EUDEBA).

Cipriano Catriel: “Nuestro hermano Juan Manuel indio rubio y gigante que vino al desierto pasando a nado el Samborombón y el Salado y que jineteaba y boleaba como los indios y se loncoteaba con los indios y que nos regaló vacas, yeguas, caña y prendas de plata, mientras él fue Cacique General nunca los indios malones invadimos, por la amistad que teníamos por Juan Manuel. Y cuando los cristianos lo echaron y lo desterraron, invadimos todos juntos” (Expresiones del Cacique Catriel, extraídas del libro “Roca y Tejedor” de Julio A. Costa).

José Antonio Terry: “Si hemos de reconocer la verdad histórica convengamos que Rosas fue fiel ejecutor de las leyes de emisiones y seriamente económico dentro de las leyes de presupuesto. Durante su larga administración se quemaron fuertes cantidades de papel moneda y se amortizaron muchos millones de fondos públicos en el cumplimiento de las respectivas leyes. Esta conducta impidió la desvalorización del papel moneda, colocó a la plaza en condiciones de fáciles reacciones en los momentos en que las vicisitudes de la guerra lo permitían. El comercio y el extranjero tenían confianza en la honradez administrativa del Gobernador” (José Antonio Terry, “Contribución a la Historia Financiera”. En el centenario de mayo de 1910. Artículo en el Diario La Nación y trascripto en su libro “Finanzas” 2da. Edición, Pág. 442. Terry fue Ministro de L. Sáenz Peña, Roca y Quintana).

Mitre: “Sino queremos seguir exterminándonos los unos a los otros, sin alcanzar por ese medio bárbaro (guerra civil) la uniformidad que solo puede alcanzarse bajo la presión de un gobierno bárbaro como el de Rosas...” (Mitre a Urquiza luego de Pavón. 2-11-1861 JMR. tVI. p.396)

Laurent de l´Ardeche: “Lo que hay de cierto es que el poder de Rosas se apoya efectivamente en el elemento democrático, que Rosas mejora la condición social de las clases inferiores, y que hace marchar a las masas populares hacia la civilización dando al progreso las formas que permiten las necesidades locales. La guerra de los gauchos del Plata contra los unitarios de Montevideo representa en el fondo la lucha del trabajo indígena contra el capital y el monopolio extranjeros y encierra para los federales una doble cuestión: de nacionalidad y de socialismo” (Palabras de Laurent de l´Ardeche, diputado socialista francés, el 8-01-1850 en le parlamento francés. Publicado en “La Republique” de París el 9-1-1850 y en “La gaceta Mercantil” del 20-4-1850).

Palmerston: “Debemos aceptar la paz que quiere Rosas, porque seguir la guerra nos resulta un mal negocio” (Dicho por Palmerston en el Parlamento Ingles al pedir la aprobación del tratado Southern-Arana)

De Angelis: “La rada está llena de buques, los almacenes y tiendas rebosan. La aduana ya no sabe donde poner pipas y fardos, ni le alcanza el tiempo para hacer liquidaciones. Cada buque que llega trae onzas y emigrados. ¿Y en la Asamblea Nacional (de Francia) se discute si debe hacerse una expedición para pacificar el Río de la Plata. Y al que pide 3 mil hombres para sujetar a Rosas y a Oribe, se le aplaude y se le dice trés bien, trés bien.?"
“sin agresiones exteriores, quiero decir europeas, el gobierno argentino en la posición que le ha dado la naturaleza es inexpugnable, tiene más de lo que necesita para hacerse respetar”
“Rosas no ataca, pero sabe defenderse, y su política se halla encarnada en frases vulgares pero sentenciosas que acostumbra a repetir: Quien me la hace, me la paga. Quien me busca me encuentra. Y al son que me tocan, bailo” (De Angelis. Dic 1850. JMR t. 1. 230).

Delisle: “... Rosas no tiene absolutamente ningún derecho…, no ha sido elegido ni por el conjunto de las Provincias Unidas del Río de la Plata, ni por Buenos Aires. Ha llegado al poder por la violencia y es mantenido solamente por el terror de sus crímenes… ¿Tenéis los medios?… En el combate de Obligado sus fuerzas fueron avasalladas en un instante… Con 3.000 granaderos franceses arrollaríamos en un instante a esos gauchos cobardes...; algunas lanchas cañoneras y 10 millones de francos bastarán… Pero os pediré que agreguéis 4 ó 5 millones más para terminar de una manera honorable y digna de la grandeza de Francia un asunto conducido hasta ahora de manera tan vergonzosa y deplorable. El Paraguay, el Entre Ríos, el Brasil, solicitan una alianza ofensiva y defensiva que no nos costará nada… Podemos asegurarles un provenir contra las asechanzas de la pretendida Confederación Argentina. En un tiempo que estamos tan pobres de gloria y desde tanto tiempo. ¿el gobierno francés no debe aprovechar la ocasión de adquirir un poco de gloria?" (Diputado Delisle en la Asamblea Nacional de Francia. 30-4-1850, JMR La Caída. T. 1 – 225).

Prudencio Arnold: “Ni la ausencia, ni la distancia, ni el largo período de tiempo transcurrido desde su viaje a Europa, han borrado un momento de mi memoria el hombre de mi predilección y mis simpatías y cada vez que se pronuncia el nombre de Rosas mi corazón palpita a impulsos de estos mismos sentimientos.” “Su retrato de bulto es el único que hay en la salita de mi casa, en esta ciudad, frente a las ventanas de la calle” (Prudencio Arnold - Un Soldado Argentino. Carta a Rosas desde San Nicolás-20-04-1873).

Juan Domingo Perón: “El primero que después de San Martín muere en el exilio por haber defendido dignamente la soberanía popular y la independencia de la Patria. Los que se han dicho sanmartinianos parecen no haber comprendido la lucha contra el colonialismo que realizó Rosas, lo que San Martín vio claro a quince mil kilómetros de distancia. Él le rindió a Rosas, él le rindió a Rosas el mejor homenaje que un soldado puede rendir a otro soldado: su sable libertador...” (Carta de J. D. Perón del 20 de octubre de 1970 al historiador Fermín Chávez publicada por este historiador en su libro “La Vuelta de Don Juan Manuel”. Edit Theoría. Bs. As. 1991).

"Mis queridos padres:
Francia e Inglaterra siempre conspiraron contra nuestro comercio y nuestro adelanto y sino a los hechos:
En 1845 llegó a Buenos la abrumadora intervención Anglofrancesa; se libró el combate de Obligado, que no es un episodio insignificante de la Historia Argentina, sino glorioso porque en él se luchó por la eterna argentinización del Río de La Plata por el cual luchaban Francia e Inglaterra por la política brasilera encarnada en el diplomático Vizconde de Abrantes. Rosas con ser tirano, fue el más grande argentino de esos años y el mejor diplomático de su época, ¿no demostró serlo cuando en medio de la guerra recibió a Mr. Hood y haciendo amueblar lujosamente su casa dijo: Ofrézcansela al Mister, seguro de las ventajas que obtendría?
Nos demostró ser argentino y tener un carácter de hierro cuando después de haber fracasado diez plenipotenciarios ingleses consiguió más por su ingenio que por la fuerza de la República que en esa época constaba sólo con 800.000 habitantes; todo cuanto quiso y pensó de la Gran Bretaña y Francia; porque fue gobernante experto y él siempre sintió gran odio por Inglaterra porque ésta siempre conspiró contra nuestro Gran Río, ese grato recuerdo tenemos de Rosas que fue el único gobernante desde 1810 hasta 1915 que no cedió ante nadie ni a la Gran Bretaña y Francia juntas y como les contestó no admitía nada hasta que saludasen al pabellón argentino con 21 cañonazos porque lo habían ofendido; al día siguiente, sin que nadie le requiriera a la Gran Bretaña, entraba a los Pozos la corbeta de Harpy y, enarbolando el pabellón argentino al tope de proa, hizo el saludo de 21 cañonazos. Rosas ante todo fue patriota" (El teniente Perón escribía desde el Arsenal Esteban de Luca, lugar de su destino desde 1917. Original en Archivo de la Familia Perón).

Urquiza: “Buenos Sentimientos le guardan los mismos que contribuyeron a su caída, no olvidan la consideración que se debe al que ha hecho tan gran figura en el país y a los servicios muy altos que le debe y que soy el primero en reconocer, servicios cuya gloria nadie puede arrebatarle” (Justo José De Urquiza. Carta a Rosas del 24 de agosto de 1858. Extraída del libro de Mario César Gras “Rosas y Urquiza. Sus relaciones después de Caseros“. Edic. Del Autor. Bs. As. 1948).

“Toda mi vida me atormentará constantemente el recuerdo del inaudito crimen que cometí al cooperar, en el modo en que lo hice, a la caída del General Rosas. Temo siempre ser medido con la misma vara y muerto con el mismo cuchillo, por los mismos que por mis esfuerzos y gravísimos errores, he colocado en el poder” (Fragmento de carta de Urquiza a un tucumano de 18 años después de caseros, de fecha 3 de marzo de 1870 y publicada a fs, 326. tomo 3 de la Historia de los Gob. De las Provincias Argentinas de A. Zinny, ed. 192º - cita de Raúl Rivanera Carlés, Rosas Pág. 13).

Mitre: “Sino queremos seguir exterminándonos los unos a los otros, sin alcanzar por ese medio bárbaro (guerra civil) la uniformidad que solo puede alcanzarse bajo la presión de un gobierno bárbaro como el de Rosas….” (Mitre a Urquiza luego de Pavón. 2-11-1861 JMR. tVI. p.396).

H. S. Ferns (Investigador canadiense, residente en Gran Bretaña desde 1949. Decano y docente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Birmingham): “Bajo la dictadura de Rosas se produjo cierto movimiento de progreso sobre el cual las generaciones posteriores pudieron construir. En la extensa provincia de Buenos Aires se mantuvo la paz durante un largo período de tiempo. La frontera se desplazó hacia el sur y hacia el este, se eliminaron las perturbaciones sociales, se conservó la independencia nacional. Había seguridad de la propiedad para todos aquellos que obedecieran a las autoridades públicas. Se respetaron cuidadosamente los derechos de los extranjeros conseguidos por tratados. El desarrollo comercial de la cría del ganado ovino agregó variedad y fuerza a la economía. Fue posible la acumulación de riquezas en manos privadas, tanto nacionales como extranjeras” (H. S. Ferns. Escritor canadiense radicado en Inglaterra. Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX. p. 221).

"El régimen del general Rosas no se presentó de pronto al mundo para que se lo admirara o se lo vilipendiara, según el gusto o los intereses, ni asumió repentinamente un carácter definitivo, que lo distinguiera de sus predecesores y de sus sucesores. Surgió lentamente y su carácter se fue formando en gran medida respondiendo a las circunstancias y por designio del personaje que le dio nombre. Como fue durante muchos años la figura central de una controversia política, hasta el punto que terminó por convertirse casi en una figura simbólica. Rosas parecía asumir un carácter moral único. Para el estudioso de las actividades ordinarias de su gobierno, realizadas mes a mes y año a año, su política no presenta contraste de blanco o negro. Cuando dijimos que el general Rosas defendió con ahínco la independencia de la República Argentina, resistiendo a la intervención extranjera y la independencia de la provincia de Buenos Aires dentro de la Confederación de provincias argentinas, dijimos todo lo que puede decirse sobre sus principios. Todo lo demás era cuestión de oportunidad y acomodación de desarrollo y de presiones ejercidas primero y en un punto y luego en otro. Esto acaso explique los repetidos fracasos de sus enemigos, ya que ellos siempre tendieron a juzgarlo por sus declaraciones mas extremas y sus peores actos, lo cual les impidió apreciar sus condiciones para las negociaciones sagaces y solapadas" (Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX. p. 222).

"La única Ocasión en que el Gobierno británico fue más allá de las palabras en su trato con al Argentina, esto es durante la turbulenta época del general Rosas, quedó derrotado y admitió con toda franqueza que había sido derrotado" (H. S. Ferns. Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX. p. 486).

Parish: “He tenido la satisfacción de ver muchas cosas de él. Su poder en el país es tan extraordinario como su modestia y moderación” (informa Parish a Londres). Los miembros del Gabinete de Rosas “son todos hombres honestos y de buena disposición”.

Henry Southern: “No es sensato juzgar con ligereza los motivos de un hombre que ha descubierto la manera de gobernar a uno de los pueblos más turbulentos e inquietos del mundo y que lo ha hecho con tal éxito que, aunque existan muchos motivos de queja y no poco descontento, cualquier hombre del país consideraría la muerte o aun la caída del general Rosas con la calamidad mas negra. Tal vez sería ciertamente la señal de desorden y de luchas intestinas que reducirían el país a la miseria”(Informe de Henry Southern a Palmerston). Los hechos le darían la razón a Southern, a tal punto que al poco tiempo de la caída de Rosas, el propio Urquiza reconocería que: “Hay un solo hombre para gobernar la Nación Argentina, y es Don Juan Manuel de Rosas. Yo estoy preparado para rogarle que vuelva aquí” (Urquiza al representante ingles Gore, al partir para reunirse para el encuentro de San Nicolás. Mayo de 1852. J. M. Rosa. Tomo VI. P. 34 – H. S. Ferns Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX. p. 297).

John Murray Forbes (cónsul de EEUU en Bs. As.): “... en comunicaciones anteriores he tratado de hacer un esbozo de este hombre extraordinario… en términos generales es una persona de educación limitada pero se parece a esos extranjeros (farmers) que abundan en nuestro país y son considerados la mejor garantía de nuestra libertad… es sumamente suave de maneras y tiene algo de las reflexiones y reservas de nuestros jefes indios… no hace ostentación de saber pero toda su conversación trasluce un excelente juicio y conocimiento de los asuntos del país y el más cordial y sincero patriotismo… mucho se espera de sus condiciones personales… me declaró que la primera preocupación de su gobierno sería estrechar aún más las relaciones de amistad con el presidente y la nación norteamericana” (comunicación de J. M. Forbes a su gobierno con motivo de la asunción de Rosas al poder) .

Herrera a Lamas (Exiliados unitarios en Montevideo, con referencia a la misión Hood): “Hood, que fue en el Alecto, aún no ha sido recibido, y es opinión general que no lo será mientras el Gobernador de Buenos Aires no obtenga la satisfacción completa que solicita de Inglaterra. Crea usted que cuando lo veo proceder de este modo, me reconcilio algún tanto con él, porque al menos nos venga de las humillaciones, de las injusticias y de las maldades de esos orgullosos poderes, que son tan cobardemente guapos con los débiles”.

“Todos los chilenos nos avergonzamos que haya en Chile dos periódicos que defienden la legalidad de la traición a su país, y usted sabe quienes son sus redactores” (General Pinto, ex presidente de Chile, le escribe al ministro plenipotenciario argentino).

“Triunfe la Confederación Argentina o acabe con honor, Rosas, a pesar del epíteto de déspota con que lo difaman, será reputado en la posteridad como el único jefe americano del sur que ha resistido intrépido las violentas agresiones de las dos naciones más poderosas del Viejo Mundo”, decía “O Brado de Amazonas”; De Río de Janeiro, el 13 de diciembre de 1845.

“O Sentinella da Monarchia”, del mismo origen, del día 17, se expresaba así: “Sean cuales fueran las faltas de este hombre extraordinario, nadie ve en él sino al ilustre defensor de la causa americana, el grande hombre de América, sea que triunfe o que sucumba”.









viernes, 28 de mayo de 2010

Monseñor Aguer advirtió sobre las “medias verdades”

Monseñor Aguer advirtió sobre las “medias verdades”


La Plata (Buenos Aires), 27 May. 10 (AICA).- El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, hizo hincapié en el patriotismo, la gratitud y la esperanza, al presidir el tedeum por el 25 de Mayo en la catedral Nuestra Señora de los Dolores, adonde acudieron el intendente platense Pablo Bruera y el Jefe de Gabinete de ministros de la provincia, Alberto Pérez, entre otras autoridades provinciales y municipales.

Tras destacar que “el tedeum ha sido siempre la oración por excelencia empleada en nuestras fiestas patrias para dar gracias a Dios”, recordó que “el amor a la patria se llama patriotismo”.

El arzobispo platense lamentó que la palabra patriotismo “haya caído en desuso” y que “un manto de sospecha la desprestigia, como si el sentimiento que designa pudiera confundirse fácilmente con el alarde excesivo e inoportuno del patriotero”.

Tras advertir que hay “una tendencia a prescindir de la referencia fundante a las raíces, como si fuéramos seres sin herencia; existe, por consiguiente, una falla, una carencia del sentido de lo comunitario”, recordó que el sentido de pertenencia a una comunidad “es algo más profundo y permanente que el entusiasmo futbolístico por el triunfo en ‘el mundial’ y que la ocasional masificación inducida por consignas ideológicas o el clientelismo político”.

“La referencia a las raíces –habría que decir a la tradición, en su significado más noble y esencial– hace posible cultivar el sentimiento y afianzar la conciencia de un destino común. Entre nosotros predomina el individualismo de personas o de grupos, la conciencia y el apetito del bien propio sobre la búsqueda del bien común. De allí la fractura, la estratificación de la sociedad argentina con sus secuelas de injusticia y nuestra inclinación atávica a la discordia”, subrayó.

Monseñor Aguer aseguró, además, que “existe un drama secular en la Argentina, que es la tergiversación de la historia, en la que se han filtrado imposturas manifiestas canonizadas como dogmas. Así ha ocurrido con sucesos clave del siglo XIX, y ocurre nuevamente con hechos más o menos recientes, observados con mirada tuerta, cuya interpretación sesgada mantiene abiertas heridas dolorosas, incentiva la división, perturba los ánimos y extravía el juicio de los jóvenes y de los desprevenidos”.

“La memoria debe ser integral, la verdad completa; las medias verdades ofrecen mordiente al resentimiento, atizan los rencores, perpetúan el desencuentro. La aspiración ardiente a la justicia no debe servir de disfraz al odio y a la sed de venganza”, dijo, al tiempo que llamó a todos a empeñarse en procurar la reconciliación y en favorecer la unidad nacional; pero este es un deber sagrado para quienes presiden la comunidad: de su prudencia y magnanimidad depende, ciertamente, la armonía del todo social y la promoción de la paz interior”.

Por otra parte, monseñor Aguer consideró que “una actitud de esperanza es, precisamente, la que corresponde esbozar en una ocasión solemne como ésta de nuestro bicentenario”, y precisó que “la esperanza de personas de fe, de un pueblo mayoritariamente religioso como éste al cual pertenecemos, se apoya en Dios, que en los salmos bíblicos y en los escritos de los profetas aparece designado como roca, escudo, baluarte inexpugnable, peñasco que sirve al creyente de refugio”.

“La esperanza es un valor íntimamente personal, pero se verifica también en un sujeto colectivo en la medida en que éste constituye una auténtica comunidad, cohesionada por la amistad social”, indicó.

El prelado sostuvo que “el bien común es la perfecta realización de la Argentina, de tal modo que cada uno de los habitantes de esta tierra bendita del pan pueda procurarse todo lo que le baste para vivir y para vivir bien; la totalidad incluye los bienes superiores del espíritu, la educación, la cultura, la libertad. No debe haber hijos y entenados, sino ciudadanos que gocen de plenos derechos y cumplan los correspondientes deberes, no meros habitantes ni clientes del poder de turno. El bien precioso de un recto ordenamiento jurídico de la sociedad es una condición principal de esa totalidad de realización; debe ser tutelado por los tres poderes del Estado y no deturpado por leyes inicuas que alteren la esencia natural del matrimonio, que minen la solidez de la familia y entreguen al estrago la vida de los niños por nacer. No son éstas utopías”.

Por último, monseñor Aguer señaló, citando al papa Benedicto XVI, que el aporte de los cristianos al futuro de la Argentina debe ser poder “mostrar concretamente en la vida personal y familiar, en la vida social, cultural y política, que la fe permite leer de modo nuevo y profundo la realidad y transformarla” y “buscar, en la dialéctica democrática un amplio consenso con todos aquellos que se toman a pecho la defensa de la vida y de la libertad, la custodia de la verdad y del bien de la familia, la solidaridad con los necesitados y la necesaria búsqueda del bien común. Estos bienes han de ser objetos privilegiados de nuestra esperanza y nuestra lucha; son irrenunciables, como es irrenunciable el futuro de otra Argentina posible, de una Argentina mejor”.



En Bicentenario, Argentina tiene desafío de proteger vida y familia

En Bicentenario, Argentina tiene desafío de proteger vida y familia


BUENOS AIRES, 27 May. 10 (ACI).- El Servicio a la Vida del Movimiento Fundar destacó la celebración del Bicentenario de la independencia argentina y señaló que es una ocasión para edificar una cultura de la vida en el país, donde se respete a los no nacidos, los ancianos y se defienda el matrimonio.

En un comunicado, el Servicio a la Vida señaló que "el primer gran desafío es consolidar la cultura de la vida", la cual es mucho más que un conjunto de leyes. Se trata, explicó, de promover la vida humana desde la concepción hasta su muerte natural, reconociendo la dignidad de cada persona y desterrando "los crímenes del aborto y la eutanasia".

Asimismo, está el desafío de "fortalecer el matrimonio y la familia", sobre todo "ante los proyectos legislativos que pretenden desnaturalizar esta institución fundamental de la sociedad".

"También la familia necesita ser fortalecida ante tantos embates por las políticas de salud reproductiva y control poblacional, la esterilización, la educación sexual bajo la perspectiva de género y otras iniciativas que tienen visiones del hombre empobrecidas, individualistas, que no reconocen el valor de la familia como célula básica de la sociedad", señaló.

Finalmente, el Servicio a la Vida exhortó a responder "a los desafíos de las biotecnologías desde los derechos humanos: el Bicentenario transcurre en un tiempo 'global' de insospechados cambios biotecnológicos, que han otorgado al hombre un nuevo y creciente poder sobre la vida biológica".

"Una guía segura es el respeto a los derechos humanos fundamentales, sobre todo el derecho a la vida y a la no discriminación, como así también el respeto a la originalidad de la transmisión de la vida humana por los actos propios de los esposos", afirmó.



jueves, 27 de mayo de 2010

El Bicentenario, un ruego y un compromiso

El Bicentenario, un ruego y un compromiso


El tedeum celebrado en la Basílica de San Francisco, Mendoza, fue escenario del encuentro entre el vicepresidente, Julio Cobos, y el gobernador Celso Jaque.


Mendoza, 25 May. 10 (AICA).- El arzobispo de Mendoza, monseñor José María Arancibia, presidió el Te Deum por la fiesta religiosa del 25 de Mayo en la basílica San Francisco, donde ante autoridades provinciales y nacionales invitó a “todos a mirar y vivir esta conmemoración con un corazón grande”, y, pese a reconocer que “las preocupaciones importantes sobre la familia y sobre el país, impidan disponer el espíritu para compartir la fiesta”, consideró que si “dejamos que se nos dilate el corazón, se renuevan los motivos de esperanza”.

“Un corazón grande, además, mira con amplitud el pasado y el futuro. Celebrar dos siglos de patria significa reconocer toda la historia precedente en América. Muchos pueblos originarios que poblaron el actual territorio argentino, necesitan ser nombrados y valorados, por el aporte de su experiencia y cultura. Más aún, su encuentro con los colonizadores, sigue siendo objeto de revisión, con sus aciertos y errores, de manera que es todavía una lección de vida y una deuda por saldar”, aseguró.

Tras señalar que “algo semejante se debe decir de la época hispánica, que nadie debe ignorar, ni mucho menos detestar, por considerarse patriota. Respecto al futuro es una responsabilidad grande preverlo y prepararlo”, estimó que “pensar y vivir el bicentenario, compromete a ciudadanos y gobernantes en la búsqueda -precisamente desde una supuesta madurez centenaria- del bienestar integral de todo el pueblo, edificado sobre las sólidas bases de la verdad, la justicia y la equidad, la reconciliación, la solidaridad, que son imprescindibles para una auténtica convivencia en paz y amor”.

El prelado mendocino convocó a celebrar el Bicentenario desde la fe religiosa, al asegurar que el Te Deum “puede inspirar sanos sentimientos de acción de gracias y de serena confianza, como el compromiso de conducta frente a Dios y al pueblo”, y aseguró que “la Palabra de Dios echa luz sobre el deseo de libertad y de riqueza”.

“No hemos esperado hasta esta ocasión para rezar por la Patria. Hace tiempo que venimos rogando a Dios por esta intención; confiando siempre que Él afianzará el propósito responsable de trabajar por el bienestar de todos. Desde hace más de un año, la Iglesia invita a dar al Bicentenario el sentido de una búsqueda comprometedora de justicia y solidaridad. En muchas fiestas de pueblos, barrios y ciudades, vamos pidiendo estos valores que son deseados y añorados, pero puestas en práctica con dificultad”, recordó, al considerar que “en un tiempo de fuertes confrontaciones, no hace bien fomentarlas, sino impulsar el interés compartido por luchar juntos por esos valores”.

“En esta celebración religiosa, seguiremos elevando nuestra acción de gracias e insistentes súplicas por el pueblo argentino. Confiamos que Dios escucha a sus hijos porque los ama, y orienta hacia Él sus corazones para llevarlos por el buen camino”, subrayó.

Por último, monseñor Arancibia repitió la breve súplica que elevó en la Bendición de los Frutos, al comenzar la Vendimia de este año, en la que se rezaba así a la Virgen de la Carrodilla:

“María Santísima atiende de nuevo esta súplica filial y llena de esperanza:
- te hemos confiado la Patria, ayúdanos a edificarla como buenos ciudadanos y gobernantes.
- necesitamos líderes capaces, honestos y con espíritu de servicio
- no podemos olvidarnos de los pobres y de quienes sufren en su cuerpo y en su ánimo
- muchas familias y muchos jóvenes precisan ser alentados, educados, y sostenidos
- consíguenos de Dios los valores representados en la tierra buena y la roca sólida, sobre los cuales edificar nuestra amada Nación”.



Tedeum en Luján: El Bicentenario, un desafío insoslayable para la democracia argentina

Tedeum en Luján: El Bicentenario, un desafío insoslayable para la democracia argentina


Luján (Buenos Aires), 25 May. 10 (AICA).- Delante de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, mandatarios extranjeros y otras autoridades, el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, aseguró hoy que el Bicentenario es “una oportunidad de crecimiento”, al plantear las celebraciones por la fecha patria desde las dimensiones de la memoria, la identidad, la reconciliación y los desafíos.

“Aprendamos de nuestras crisis, hagamos de nuestros desencuentros una oportunidad de crecimiento. De nada sirve llorar sobre las cenizas. Nunca ha ayudado la falta de esperanza. Solo se puede crecer en la comunión y el amor recíproco”, aseveró en la basílica de Nuestra Señora de Luján, patrona de la Argentina, lugar que eligió la jefa de Estado para celebrar el Te Deum del 25 de Mayo.

El prelado sostuvo que “debemos afirmar que el bicentenario es un desafío insoslayable para la democracia argentina”, e insistió que ésta fecha “interpela, interroga, reclama soluciones, estimula a elaborar proyectos políticos, a presentar propuestas sociales y culturales, a mejorar la calidad de nuestras instituciones”, porque “acá se pone en juego nuestra capacidad de ser Nación, que como rezamos en la conocida oración por la Patria, ‘una Nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común’ ”.

“Estamos ante una oportunidad única, ya sea a nivel mundial, donde la llamada globalización nos desafía a no perder nuestra identidad ni replegarnos sobre nosotros mismos. Se trata de enriquecernos dándonos. También es una ocasión propicia y hasta necesaria para una mayor integración al continente, a la América latina que conforman nuestros hermanos más cercanos: la patria grande soñada por San Martín y por Bolívar”, indicó.

Monseñor Radrizzani consideró además que, “como argentinos y argentinas nos debemos un mayor desarrollo federal, sano y armónico. Llevamos transitados el mayor período en régimen democrático de nuestra historia y son apenas 27 años. Hemos de promover, como dice el papa Benedicto ‘una mayor fidelidad a la democracia, ya que es la única que puede garantizar la igualdad y los derechos de todos’. Se trata, explica más adelante en el mismo discurso, de una democracia con valores, es decir que busque la verdad y se pruebe en la justicia”.

“El desafío de una educación para todos y que, como decía el gran educador de la juventud San Juan Bosco tenga por finalidad lograr ‘honestos ciudadanos y buenos cristianos’. Otro desafío impostergable será saldar nuestra deuda con los pueblos originarios. Ambas tareas nos permitirán construir nuestro futuro en paz y prosperidad”, agregó.

Asimismo, estimó que “nos debemos un diálogo magnánimo y sereno, que significa abrirnos camino a través de la palabra y para eso debemos escucharnos con respeto y fortalecer el consenso sobre referencias comunes y constantes, más allá de partidismos e intereses personales”.

El arzobispo reconoció que “no será tarea fácil incluir a todos, promover la igualdad y el desarrollo social, sin ‘sobrantes’ como dice el documento de Aparecida, aunque también sabemos que sin la presencia y ayuda divina esto es imposible, ya que la mayor pobreza es la de no reconocer la presencia del Misterio de Dios y de su amor en la vida del hombre”.

Monseñor Radrizzani concluyó la acción de gracias poniendo el Bicentenario “una vez más en tus manos María de Luján, para que nos alcances de tu Hijo Jesús la fortaleza y la sabiduría que nos encaminen decididamente hacia la Patria de hermanos que soñamos”, y pidiendo al Señor que conceda a los argentinos: “Humildad para poder servirte en los pobres. Esperanza para superar las dificultades. Paciencia para saber construir con generosidad y alegría. Hambre y sed de justicia para trabajar por un mundo nuevo. Misericordia para sabernos perdonados. Un corazón puro para descubrirte en todos. Ser artesanos de la paz en cada día de nuestra vida. En una palabra, no avergonzarnos nunca de creer en Ti y vivir con coherencia el Evangelio. Jesucristo Señor de la historia, te necesitamos. Sé nuestro Pastor y guíanos siempre”.


Mensaje del Papa y oraciones interreligiosas

Antes de empezar el Te Deum, el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, leyó un mensaje del papa Benedicto XVI a la Presidenta y al pueblo argentino.

"Expreso vivamente mi afecto y cercanía espiritual a todos los argentinos, a los cuales encomiendo en mis oraciones, pidiendo al Señor que los bendiga abundantemente con la concordia, la paz y la prosperidad”, leyó el diplomático que participó de la ceremonia en carácter en “enviado extraordinario” el Pontífice.

En tanto, al finalizar la celebración, representantes de distintos credos religiosos hicieron su oración interreligiosa.


No deje de ver el siguiente video - en dos partes - con la homilía de Mons. Radrizzani en el Tedeum de la Basílica de Luján, correspondiente al 25 de mayo de 2010:


Parte 1




Parte 2





miércoles, 26 de mayo de 2010

El Card. Bergoglio reclamó un clima social, espiritual e institucional

El Card. Bergoglio reclamó un clima social, espiritual e institucional


Buenos Aires, 25 May. 10 (AICA).- El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio, volvió a reclamar hoy “un clima social y espiritual distinto al que estamos viviendo”, y consideró que “urge recrear las condiciones políticas e institucionales que nos permitan superar el estado de confrontación permanente que profundiza nuestros males”.

Antes de iniciar la celebración, el purpurado porteño destacó como "un hermoso gesto" que las autoridades nacionales, encabezadas por la presidenta Cristina Fernández, hayan ido a la basílica de Luján para dar gracias a Dios por la Patria, y se unió al mismo gesto que se realizará en otras catedrales católicas y cristianas del país.

El purpurado no improvisó una homilía, sino que optó por leer la declaración “La Patria es un don, la Nación una tarea”, redactado durante la 155º reunión de la Comisión Permanente, de marzo pasado. El mismo texto que entonces la comisión ejecutiva llevó personalmente a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia y a los titulares de las cámaras de Diputados y Senadores.

Tras señalar que “la situación actual requiere una actitud de grandeza de parte de todos los argentinos, en particular de sus dirigentes”, estimó que “no es momento para victimizarnos ni para procurar ventajas sectoriales”.

“Aunque a veces lo perdamos de vista, la calidad de vida de las personas está fuertemente vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución cuyo deficiente funcionamiento produce un alto costo social. La calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión de todos en la comunidad nacional. Por eso, es necesario que los poderes del Estado, de acuerdo a su naturaleza, actúen respetando su legítima autonomía y complementándose en el servicio al bien común”, subrayó.

El cardenal Bergoglio hizo hincapié también en el párrafo que exhorta a “privilegiar la sanción de leyes que respondan a las necesidades reales del pueblo, y no de detenerse en opciones fijadas por intereses que no tienen en cuenta la naturaleza de las personas humana, de la familia y la sociedad”.

Oportunamente, el vocero episcopal, presbítero Jorge Oesterheld, explicó que en ese punto los obispos se referían a los intentos por sancionar normas para favorecer el mal llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo y el aborto.

Una copia de la declaración “La Patria es un don, la Nación una tarea” y el documento "Hacia un Bicentenario en Justicia y solidaridad" fueron entregados a los representantes políticos y fieles que asistieron a la catedral metropolitana a dar gracias a Dios por la Patria, en el marco del comienzo de los festejos por el Bicentenario 2010-2016.

Al finalizar la acción de gracias, referentes de diversos credos manifestaron desde sus creencias el significado de esta fecha patria.


Texto completo del documento

1. La celebración del Bicentenario merece un clima social y espiritual distinto al que estamos viviendo. Urge recrear las condiciones políticas e institucionales que nos permitan superar el estado de confrontación permanente que profundiza nuestros males. La situación actual requiere una actitud de grandeza de parte de todos los argentinos, en particular de sus dirigentes. También nosotros, como pastores, nos sentimos interpelados por esta situación y no nos excluimos del examen de conciencia que se debe hacer.

2. La que sufre es la Nación toda; no es momento para victimizarnos ni para procurar ventajas sectoriales. “Aunque a veces lo perdamos de vista, la calidad de vida de las personas está fuertemente vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución cuyo deficiente funcionamiento produce un alto costo social”. La calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión de todos en la comunidad nacional. Por eso, es necesario que los poderes del Estado, de acuerdo a su naturaleza, actúen respetando su legítima autonomía y complementándose en el servicio al bien común.

3. Si toda la Nación sufre, más duramente sufren los pobres. Este es un reclamo del cual nos volvemos a hacer eco, porque se trata de una deuda que sigue vigente, y que se lee “en los rostros de miles de hermanos que no llegan a vivir conforme a su dignidad de hijos de Dios”. Por ello, es el momento de privilegiar la sanción de leyes que respondan a las necesidades reales de nuestro pueblo, y no de detenerse en opciones fijadas por intereses que no tienen en cuenta la naturaleza de la persona humana, de la familia y de la sociedad.

4. La Patria es un don que hemos recibido, la Nación una tarea que nos convoca y compromete nuestro esfuerzo. Asumir esta misión con espíritu fraterno y solidario es el mejor modo de celebrar el Bicentenario de nuestra Patria.

5. Los cristianos invitamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a unirse a nosotros en la oración para invocar al Señor, que es la fuerza de su pueblo, y a pedirle por nuestra querida Patria argentina: “Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; apaciéntalos y sé su guía para siempre” . Una vez más ponemos estos deseos y esperanzas en las manos de Nuestra Madre de Luján.


No deje de ver el siguiente video con la homilía del Card. Bergoglio en el Tedeum de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, correspondiente al 25 de mayo de 2010:






Puiggari llamó a la "reconciliación"y "la unidad" de los argentinos

Puiggari llamó a la "reconciliación"y "la unidad" de los argentinos


El obispo de Mar del Plata al presidir el Tedeum sostuvo que en el inicio del tercer centenario, "la primera tarea que no puede ser postergada es la reconciliación" entre los argentinos.


El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Juan Alberto Puiggari, al presidir el Tedeum realizado en la Iglesia Catedral de los Santos Pedro y Cecilia con motivo del Bicentenario de la Revolución de Mayo, formuló una exhortación a "la reconciliación y a la unidad de los argentinos". Puiggari dijo que, en el inicio del tercer centenario, "la primera tarea que no puede ser postergada es la reconciliación. Nos duele la diferencia y el enfrentamiento entre los argentinos".

El titular de la Diócesis de Mar del Plata afirmó que "urge recrear condiciones políticas, institucionales, que nos permitan superar el estado de confrontación permanente que profundiza nuestros males".

Estuvieron en el templo mayor el intendente Gustavo Pulti, representantes del Poder Judicial, comandantes de las fuerzas armadas y de seguridad, concejales, miembros de colectividades, y decenas de fieles en este día tan especial.

Monseñor Puiggari, acompañado del Vicario General de la Diócesis, Monseñor Armando Ledesma, y de varios sacerdotes de la Iglesia de Mar del Plata, encabezaron este Tedeum, tradicional celebración de la Iglesia, a la que los cristianos recurren cuando quieren dar gracias, pública y colectivamente, por algún acontecimiento.

En su homilía, el Obispo expresó que "estamos agradecidos por nuestro país y por las personas que lo forjaron y recordamos también con gratitud la presencia de la Iglesia en aquellos momentos fundacionales. Esos valores se unieron a la sabiduría de los pueblos originarios, y se enriquecieron con las sucesivas inmigraciones; así se formó la compleja cultura que nos caracteriza" y luego remarcó "es necesario respetar y honrar nuestros orígenes, no para quedarnos anclados en el pasado, sino para valorar el presente y construir el futuro. No se puede mirar hacia adelante sin mirar el camino recorrido y honrar lo bueno de la propia historia".

"Hoy damos comienzo al tercer centenario, los argentinos estamos llamados a dejar las esclavitudes personales sociales y políticas, para adentrarnos en el desierto de nuestra conciencia y purificarla, mucho hay que purificar porque mucho se nos dio y mucho más se nos va a pedir. Este breve alto en el camino y motivo de alegría especial para celebrar el Bicentenario nos debe hacer reflexionar qué pasos tenemos que dar los argentinos para proyectar nuestra patria hacia un camino de grandeza, digno del sueño de nuestros próceres" consideró monseñor Puiggari.

Escoltado por una imagen de la Virgen de Luján enarbolada con las banderas argentina y la papal, el Obispo remarcó: "La primera tarea que no puede ser postergada es la reconciliación, nos duele la diferencia y el enfrentamiento entre los argentinos. Urge recrear las condiciones políticas institucionales que nos permitan superar el estado de confrontación permanente que profundiza nuestros males. La situación actual requiere una actitud de grandeza de parte de todo los argentinos, en particular de los dirigentes". Luego se incluyó cuando dijo que "también nosotros como pastores nos sentimos interpelados por esta situación y no nos excluimos del examen de conciencia que se deba hacer. Ya lo decía la sabiduría de nuestros criollos, expresada por nuestro poeta 'los hermanos sean unidos, porque ésa es la ley primera, tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea porque si entre ellos se pelean los devoran los de afuera'. Olvidar lo malo es también hacer memoria".

Finalmente el prelado pidió al Señor "que nos conceda en esta nueva etapa un estilo de liderazgo centrado en el servicio al prójimo y el bien común. Que siempre priorice la persona humana que ha recibido de Dios mismo, una incomparable e inalienable dignidad. Que nos ayude a recuperar el respeto por la familia y por la vida en todas sus formas, en todos sus estados, desde la concepción hasta la muerte natural; especialmente pensando en la vida de los excluidos y los indefensos, también en las familias, lugar efectivo donde se generan los valores más sólidos, se aprende a amar y a ser amados".

"Que podamos afianzar la educación y el trabajo como claves del desarrollo de la justa distribución de los bienes; una tenaz educación en valores y en la formación para el trabajo, unida a claves políticas activas, generadoras de trabajo digno que sea capaz de superar el asistencialismo desordenado que termina generando dependencias dañinas y desigualdades. En definitiva le pedimos hoy al Señor que los argentinos, todos juntos, podamos hacer de esta bendita tierra una gran nación justa y solidaria, abierta al continente e integrada en la región" puntualizó el pastor de la Iglesia Católica en Mar del Plata.



Fuente: Diario La Capital de Mar del Plata,
Edición impresa del 26 de Mayo del 2010.-



Construir Argentina a partir de valores humanos y cristianos, alienta Arzobispo

Construir Argentina a partir de valores humanos y cristianos, alienta Arzobispo


BUENOS AIRES, 24 May. 10 (ACI).- El Arzobispo de la Plata (Argentina), Mons. Héctor Aguer, señaló por las celebraciones del Bicentenario patrio que los hechos que continuaron a la consolidación del país llevaron a un "desencanto a la sociedad" que hoy debe "recuperar la esperanza en las posibilidades reales de la Argentina" construyendo el país a partir de "los valores humanos y cristianos que nuestro pueblo sigue conservando".

El Prelado señaló que a los acontecimientos que llevaron a la independencia del país, especialmente el Congreso de Tucumán en 1816, "continuaron una serie de problemas estructurales que se prolongan hasta hoy como, por ejemplo, la inestabilidad política, la corrupción frecuente, el desinterés de muchos por los problemas de la vida pública, los problemas económicos, la famosa 'deuda externa' que se contrajo muy pronto y fue arrastrándose a lo largo de decenios y decenios y todavía hoy plantea un grave problema".

"Esa suma de hechos ha llevado a una especie de desencanto a la sociedad argentina. Las crónicas del Primer Centenario, de 1910, refieren que había otro clima espiritual. Sin duda que en aquella época no faltaban defectos en nuestra sociedad y enormes injusticias, pero la Argentina se prometía un futuro de grandeza", añadió.

Ante ello, Mons. Aguer alentó a los argentinos a "recuperar la esperanza en las posibilidades reales de Argentina a partir del patrimonio de esta tierra fecundísima, de una tradición espléndida y de los valores humanos y cristianos que nuestro pueblo sigue conservando".

"La Providencia de Dios nos ha favorecido con generosidad; a nosotros nos toca responder", añadió.



martes, 25 de mayo de 2010

UFASTA investigó qué piensan los marplatenses sobre el Bicentenario

UFASTA investigó qué piensan los marplatenses sobre el Bicentenario


Mar del Plata (Buenos Aires), 24 May. 10 (AICA).- El Observatorio de la Ciudad de la Universidad FASTA (Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino) indagó en qué piensan los ciudadanos marplatenses cuando se hace referencia al Bicentenario patrio y sobre qué relevancia atribuyen en la vida política del país a su conmemoración.

Se trabajó con una encuesta con catorce preguntas: cinco cerradas y nueve abiertas. De las preguntas cerradas cuatro se referían a características de los encuestados: sexo, edad, nivel de educación y profesión u oficio, con el fin de garantizar la mayor representatividad en una muestra por cuotas. Fueron encuestados 306 residentes en Mar del Plata mayores de 18 años.

Ante la consulta acerca de qué hecho histórico hace referencia la conmemoración del Bicentenario, el 43% de refirió en forma directa a la Revolución de Mayo de 1810 y el 32% a la formación del Primer Gobierno Patrio (mencionándolo también como Primera Junta); una minoría, el 4% habló de Emancipación de la Corona española, y otros subrayaron el proceso que se inicia con la formación del Primer Gobierno Patrio en nombre de la fidelidad a Fernando VII y concluye con la declaración formal de la independencia en 1816. Algunos encuestados lo expresaron del siguiente modo; el día de la Patria, la fundación de la Patria, los doscientos años de la Patria. Sólo el 3% no respondió o manifestó no saber. Por otra parte el 10 % indicó como el hecho histórico de referencia la Declaración de la Independencia.

Luego se consultó ¿cuál es la diferencia entre 1810 y 1816?. La mayoría de los encuestados (78%) expresó que 1810 es el año de la Revolución de Mayo y 1816 el de la Declaración de la Independencia. En algunos casos se explicitó la respuesta indicando que 1810 es un acto de libertad, “es un grito de libertad” y 1816 significa independencia; algunos hablaron de declaración formal (otros emplearon la palabra “legal”).

En este punto también se destacó el “proceso” que se inicia con la Revolución en 1810, la destitución del Virrey y la formación del gobierno patrio pero bajo las condiciones de respeto y fidelidad a la Corona de España, y la culminación de ese proceso en 1816 con la Declaración de la Independencia. El resto de las respuestas, quedaron distribuidas del siguiente modo: 1816 año de la sanción de la Constitución Nacional; diferencias políticas y económicas; diferentes gobiernos; ninguna diferencia; 1816, Independencia Sudamericana. A este porcentaje de respuestas incorrectas se suma el 12 % que no respondió y/o manifestó no saber.

Luego de estas precisiones se solicitó a los encuestados que expresaran cuál es la relevancia que atribuyen a la conmemoración del Bicentenario en relación a la vida política del país. Para esto se propuso optar entre los números de una escala de 0 a 10, siendo 0 el valor mínimo y 10 el máximo. El valor medio atribuido está próximo a los 7 puntos, encontrándose las mayores concentraciones en 5, 8 y 10 puntos.

En relación a la percepción de los encuestados sobre la importancia que diversos actores sociales (Poder Ejecutivo Nacional, Medios de comunicación, Oposición política, Ciudadanos en general) dan a la conmemoración, llama la atención el contraste en la percepción que los encuestados tienen acerca de la excesiva importancia que el Poder Ejecutivo Nacional asigna a la conmemoración y la escasa que, según su criterio, otorga a este hecho la ciudadanía en general y también la oposición política. Sólo la importancia dada por los medios pareciera ser apreciada por los encuestados como equilibrada.

A la pregunta ¿usted cree que la conmemoración del Bicentenario tiene relación con el pasado, presente o futuro?. La respuesta en este caso admitía una o más opciones. Las opciones donde se dieron las mayores concentraciones fueron dos: la que vincula la conmemoración sólo con el pasado (30% de los encuestados) y aquella que lo refiere al pasado, al presente y al futuro (32%).

En la encuesta también se indagó, teniendo en cuenta los últimos 200 años de historia argentina, tres personajes de la política argentina que considere que han tenido una actuación clave en su momento; tres hechos significativos; tres personajes de la cultura argentina relevantes y reconocidos en el exterior; tres expresiones culturales (objetos, arte, deporte, gastronomía, u otros) por los que nuestro país es reconocido en el exterior.

Los personajes de la política argentina que los encuestados mencionaron fueron Juan D. Perón (40%), José de San Martín (39%), Manuel Belgrano (32%), Raúl Alfonsín (27%), Mariano Moreno (20%), Juan Manuel de Rosas (17%), Domingo F. Sarmiento (15%), Bernardino Rivadavia (11%), Cornelio Saavedra (8%), Carlos Menem (7%), Hipólito Yrigoyen (7%), Eva Perón (7%), Julio A. Roca (5%) y Arturo Illia (4%).

Las respuestas expresaron una gran dispersión; en la nómina sólo se han incluido aquellas figuras elegidas por lo menos por el 4% de los encuestados. Las coincidencias en la elección se concentran mayoritariamente en dos figuras alejadas entre sí en el tiempo: Juan Domingo Perón y José de San Martín. Luego, sucede lo mismo en relación con el tiempo: Manuel Belgrano y Raúl Alfonsín.

Más información: comunicaciones@ufasta.edu.ar




El Bicentenario es un don y un desafío - P. Osvaldo Leone

El Bicentenario es un don y un desafío
P. Osvaldo Leone


Buenos Aires, 24 May. 10 (AICA).- Ese don, precisó, “tiene su origen en Dios, a quien le debemos la vida y todas las riquezas que tenemos como país. A él le rezamos para no perder estos valores, en medio de tantas incertidumbres en las que nos vemos inmersos: el desempleo, la pobreza extrema, un porvenir inseguro y tantas otras cosas que cada uno puede agregar desde su propia realidad”.

El director nacional de las Obras Misionales Pontificias, presbítero Osvaldo Leone, reflexionó sobre la celebración del Bicentenario patrio como “un don de Dios y un desafío para cada argentino; hombres y mujeres concretos con un pasado, un presente y un futuro”.

“Don de Dios que tiene en su interior la fuerza y la capacidad de algunos valores que cada uno de los argentinos deseamos ‘cuidar y perfeccionar’ con alma y vida: el bien común, el diálogo, la justicia, el respeto por la dignidad del otro que es nada menos que mi hermano”, explicó en una adhesión al Bicentenario patrio.

El sacerdote precisó que ese don “tiene su origen en Dios, a quien le debemos la vida y todas las riquezas que tenemos como país. A él le rezamos para no perder estos valores, en medio de tantas incertidumbres en las que nos vemos inmersos: el desempleo, la pobreza extrema, un porvenir inseguro y tantas otras cosas que cada uno puede agregar desde su propia realidad”.

Tras estimar que “desde la conciencia de este don es que nos animamos, con una mirada llena de esperanza, a apostar a un diálogo que haga posible el camino de la reconciliación que tanto nos hace falta como país, recobrando una confianza mutua que no excluya la verdad y la justicia”, expresó su deseo de que los argentinos “tengamos ‘hambre y sed’ de comunión y fraternidad”.

“Hay dos verdades que no podemos olvidar, la primera que venimos de Dios y a Dios vamos y la segunda que nuestra patria Argentina es don de Dios. Olvidarlo significaría quedar ‘desconectados’ de nuestro origen, ese que nos da la posibilidad de valorar y fortalecer nuestra identidad como argentinos, cultivando la vida de familia, la dignidad, la solidaridad, la sencillez y la fe en Dios. ¡Sí; una vez más la fe en Dios, antes, durante y después de la celebración del Bicentenario!”, indicó.

Por último, el presbítero Leone convocó a pedir “en comunión con nuestros Obispos y con todo el Pueblo de Dios, que entre todos podamos hacer de esta bendita tierra una gran Nación justa y solidaria, abierta al Continente e integrada en el mundo”.



lunes, 24 de mayo de 2010

Bicentenario en Argentina exige coherencia con ideales cristianos, dice Acción Católica

Bicentenario en Argentina exige coherencia con ideales cristianos, dice Acción Católica


BUENOS AIRES, 21 May. 10 (ACI).- La Acción Católica Argentina (ACA) dio a conocer la "Declaración Bicentenario" en la que recordó los pasos realizados por la Iglesia y la sociedad desde 1810 para la independencia del país que "reclama hoy de nosotros, acciones coherentes, responsabilidad protagónica, participación democrática consciente, crítica y comprometida".

"Como Acción Católica Argentina –señala la Declaración– queremos invitar a todos los hombres de buena voluntad a recrear los canales de participación ciudadana que permitan que emerja nuevamente lo mejor de nuestra argentinidad, nuestros sueños y esperanzas, la capacidad organizativa que produzca frutos con eficacia, que promueva el bienestar y la superación principalmente de los hermanos con mayores necesidades materiales y espirituales".

"No queremos vivir presos del desaliento, de la impotencia, del temor. ¡Promovemos la Cultura de la Vida! ¡Queremos recuperar la fuerza vital de las familias, la vecindad y los barrios!, necesitamos confiar en nuestros representantes a través de una interacción sistémica, orgánica, real", agrega.

Asimismo, señalaron a los gobernantes que los argentinos "necesitamos que den testimonio de grandeza, de generosidad, de solidaridad. Necesitamos que recorran caminos eficaces para el consenso de políticas públicas, la gobernabilidad y la definitiva mejora de las condiciones de vida de todos los argentinos".

"A los dirigentes de los distintos sectores sociales: con ustedes sentimos la necesidad de recuperar un trabajo comunitario organizado, que promueva y realice el bien general por encima del interés sectorial y que priorice la equidad distributiva permitiendo la inmediata promoción de nuestros niños, jóvenes, adultos, y ancianos sumidos en la pobreza para que, incluidos en los sistemas de salud, educación, justicia y trabajo, puedan proyectarse con dignidad", añade.

Finalmente, ACA invitó a los ciudadanos a pedir "a Dios, fuente de toda razón y justicia, la alegría, la paz interior y la fortaleza para vivir esta celebración de la comunidad nacional, con espíritu festivo y de generosa entrega; y que nos dé las fuerzas necesarias para ser una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común".



El 25 de mayo la Iglesia agradecerá a Dios por el don de la Patria

El 25 de mayo la Iglesia agradecerá a Dios por el don de la Patria


Buenos Aires, 21 May. 10 (AICA).- La Conferencia Episcopal Argentina resolvió, durante la Asamblea Plenaria de noviembre de 2009, celebrar con gran relevancia el Bicentenario patrio 2010-2016, por lo que determinó que en todas las diócesis del país se oficie un Te Deum el 25 de mayo, para agradecer a Dios por los 200 años del nacimiento de la Patria.

Asimismo, además del Te Deum que cada obispo presidirá en su catedral diocesana, los pastores instaron a las parroquias del país a rezar por la Patria ese día.


El Te Deum

Te Deum, en latín, significa "A tí, Dios", y son las primeras palabras del cántico. Es considerado uno de los primeros himnos cristianos, tradicional de acción de gracias. Los cristianos también recurren a él cuando quieren dar gracias, pública y colectivamente, por algún acontecimiento.


Principales celebraciones

Buenos Aires: Hace doscientos años, luego de la conformación del Primer Gobierno Patrio, los integrantes de la Primera Junta se dirigieron a la catedral para dar a gracias a Dios por este primer paso hacia la libertad de la Argentina. Desde entonces, todos los años se siguió con esta tradición, por lo que el próximo 25 de mayo a las 11 se rezará el Te Deum en la catedral metropolitana, presidido por el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ.
Informes: (011) 4331-2845 / 4345-3369 / 4345-3736 e

Luján: Por otra parte, en la basílica Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Argentina y principal centro de peregrinación mariano del país, el Te Deum se rezará al mediodía. Estará presidido por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, y contará con la presencia de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.
Informes (02323) 420058 / 421070 / 421768 e


En el resto del país

Corrientes: En la arquidiócesis de Corrientes, el Te Deum será a las 10 en la catedral Nuestra Señora del Rosario y estará presidido por el arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik. Asimismo, se invitó a todas las comunidades parroquiales a realizar en esa jornada “una celebración especial de acción de gracias por el don de la Patria”, por lo que se elaboraron una serie de materiales que están disponibles en el sitio web del arzobispado: http://www.arzcorrientes.com.ar/.
Se trata de: una nota a los sacerdotes; un subsidio para la homilía; y un guión para el Te Deum.
Informes: (03783) 431433 y

Santa Fe: En la arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz será a las 11 y estará presidido por el arzobispo, monseñor José María Arancedo. Asistirá el gobernador de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner.
Informes: (0342) 4595791 / 4581780,

Salta: Será a las 10.30 en la catedral del Señor y Virgen del Milagro, presidido por el arzobispo, monseñor Mario Antonio Cargnello.
Informes: (0387) 4318206,

Bahía Blanca: El arzobispo bahiense, monseñor Guillermo Garlatti, presidirá el solemne Te Deum el martes 25 de mayo a las 19 en la catedral Nuestra Señora de la Merced.
Informes: (0291) 4521382 y

La Plata: El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, presidirá el Te Deum el martes a las 11 en la catedral Nuestra Señora de los Dolores. “Espero para esta ocasión una nutrida participación del pueblo de la región y de todas las instituciones de la arquidiócesis, para orar por el presente y futuro de nuestra Patria”, dice el prelado en la convocatoria. Asistirá el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.
Informes: (0221) 4211993 y

Rosario: El arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, presidirá el Te Deum el martes, a las 9.30, en la catedral Nuestra Señora del Rosario, celebración a la que invitó a participar a la comunidad arquidiocesana.
Informes: arzobros@uolsinectis.com.ar .

San Juan: El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, presidirá el solemne Te Deum a las 10.30 en la catedral San Juan Bautista.
Informes: (0264) 4227050 y

Paraná: Será a las 9.45 en la catedral Nuestra Señora del Rosario. Presidirá el arzobispo, monseñor Mario Maulión, y asistirá el intendente de Paraná, José Carlos Halle, funcionarios municipales, miembros de las fuerzas armadas y de seguridad y representantes de otras confesiones religiosas.

Mendoza: El rezo del Te Deum será en horas de la mañana en la basílica San Francisco (España 1418, Mendoza), presidido por el arzobispo, monseñor José María Arancibia.
Informes: (0261) 4256606 y

Gualeguaychú: El obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Lozano, presidirá el Te Deum en la basílica Inmaculada Concepción, de Concepción del Uruguay, al que asistirá el gobernador de la provincia de Entre Ríos, Sergio Uribarri, junto con funcionarios provinciales y municipales, en el marco de los actos centrales organizados por el gobierno provincial para las celebraciones del Bicentenario de la Patria.
Informes: (03442) 427146 y

Lomas de Zamora: El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, presidirá el Te Deum a las 9 en la catedral Nuestra Señora de La Paz (Sáenz 438, Lomas de Zamora), con la presencia de autoridades municipales y provinciales, miembros del Poder Judicial local, organizaciones de la sociedad civil y de la comunidad diocesana. En la convocatoria, el Obispado destacó el deseo de que en este Bicentenario “la prioridad de erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral, nos hermane en la construcción del bien común”.
Informes: (011) 154-426-7716,

Catamarca: El lunes a las 10, en el santuario de Nuestra Señora del Valle, el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, presidirá el Te Deum en el que “el pueblo catamarqueño ofrecerá su oración por todos los habitantes de este suelo argentino y sus gobernantes.
Informes: (03833) 427779 y

Chascomús: El obispo diocesano, monseñor Carlos Humberto Malfa, presidirá el Te Deum a las 10.30 en la catedral Nuestra Señora de la Merced.
Informes: (02241) 422222 y

Mar del Plata: Monseñor Juan Alberto Puiggari presidirá la oración de acción de gracias por la Patria el lunes a las 9 en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia. “Es el deseo de nuestro obispo, que nos reunamos en oración para dar gracias a Dios por el don de la Patria, por sus raíces cristianas y por la riqueza de su naturaleza y de su humanidad”, expresa la convocatoria.
Informes: (0223) 4950395 y

Río Negro: El obispo de Alto Valle del Río Negro, monseñor Marcelo Cuenca, presidirá el Te Deum a las 12 en la catedral Nuestra Señora del Carmen.
Informes: (02941) 430860 / 433530 y

Quilmes: La celebración diocesana será a las 9 en la catedral de la Inmaculada Concepción, presidida por el obispo, monseñor Luis Stöckler.
Informes: (011) 4250-2323 interno 120,

Cruz del Eje: Monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje, presidirá el Te Deum del 25 de mayo a las 11 en la catedral Nuestra Señora del Valle”.
Informes: (03549) 422435,



jueves, 20 de mayo de 2010

Entronizan imagen de la Virgen de Luján en la Legislatura bonaerense

Entronizan imagen de la Virgen de Luján en la Legislatura bonaerense


La Plata (Buenos Aires), 20 May. 10 (AICA).- El presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Horacio González, encabezó ayer la ceremonia en la que se bendijo una imagen réplica de Nuestra Señora de Luján, patrona de la Republica Argentina, que después fue entronizada en el Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura bonaerense.

La actividad se convirtió en el inicio oficial de las celebraciones del Bicentenario.

Del encuentro ecuménico participaron también el gobernador bonaerense Daniel Scioli; el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer; el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, quien donó la réplica; y el titular de la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía, arzobispo Nicolaos Mati.

“Es un día muy especial, muy emotivo. Los hombres que fundaron esta Nación lo hicieron también bajo la evocación de la Virgen, como fueron los casos de San Martín y Belgrano durante su lucha libertadora. Creo que estos símbolos que el pueblo argentino venera tienen que estar cerca de aquellos que representamos a los ciudadanos legislando”, destacó Horacio González ante la concurrencia que colmó el hall central de la Cámara.

“Hay un hecho que conecta esta actividad con el Bicentenario de la Patria, y es que hace 200 años los fundadores hayan tenido consigo la evocación de la Virgen de Luján. Hay pilares y sostenes de nuestra sociedad que necesitamos rescatar, y no sólo cuestiones que tengan que ver con la economía ó la infraestructura. La imagen de la Virgen nos sirve de ancla espiritual”, agregó el titular del Cuerpo Legislativo.



El auditorio estuvo compuesto, además de los representantes eclesiásticos y el mandatario bonaerense, por funcionarios de diversa índole. Fue así que completaron el escenario el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez; el titular de la cartera de Producción, Martín Ferré; el presidente del bloque del FPV-PJ, Osvaldo Goicochea; tesorero general de la provincia, Amílcar Zufriategui; el contador general, Carlos Machiarolli; y diputados y senadores de diversas bancadas con representación en la Legislatura.

“La provincia de Buenos Aires, a comienzos del siglo XX, la ha jurado como patrona. ¿Que sentido tiene poner una imagen de Nuestra Señora de Luján? Yo creo que representa el sentimiento profundamente religioso, humanista y cristiano de la mayoría de los argentinos. Y es un gesto muy noble, muy filial y muy patriótico que el presidente de la Cámara de Diputados haya propuesto esta entronización”, manifestó monseñor Aguer durante la bendición.

Adhirieron a la ceremonia el cardenal Leonardo Sandri; el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini; los obispos Jorge Casaretto, de San Isidro; Luis Eichhorn, de Morón; y Juan Puiggari, de Mar del Plata; y el jefe del Regimiento de Infantería I Patricios, Claudio Pascualini.

Al final de la reunión, Horacio González, el gobernador Scioli y los obispos descubrieron placas alusivas, mientras una delegación de empleados de la Cámara colocó un rosario bendecido y enviado por el Papa Benedicto XVI.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...